Entrevista a Verónica Grandal



Esta semana hablaremos de salud con Verónica Grandal, que en su clínica Fisioterapia Verónica Grandal, ofrece unos servicios personalizados de osteopatía y fisioterapia, holísticos y totalmente manuales. Aunque su oferta es general, me gustaría destacar sus propuestas de fisioterapia en ginecología y obstetricia y prenatal.

Así que os dejo con esta apasionante mujer, profesional y madre que ayuda a la autocuración del cuerpo. 


¿Quién es Verónica Grandal? ¿Podrías definirte en pocas palabras? 
Soy una fisioterapeuta de Ferrol, desde hace casi 17 años, y madre desde hace algo más de dos, enamorada de mi trabajo y en continua búsqueda de las mejores técnicas y/o terapias para ayudar a los pacientes a restablecer su salud.  

¿Cuál es la filosofía y valores esenciales de Fisioterapia Verónica Grandal? 
Mi filosofía de trabajo se podría resumir en:  
- Escucha activa: síntomas, sensaciones, sentimientos. Escuchar qué me puede contar el paciente de su proceso.  
- Buscar la causa de su “problema”.  
-Dar un espacio seguro, de confianza, donde el paciente pueda expresarse libremente, sin ser juzgado.  
- Utilización de técnicas manuales para ayudar a la autocuración del cuerpo.

¿Por qué solamente tratamientos manuales?  
Con la experiencia de mis primeros años trabajando me di cuenta de que mis manos son mis ojos y mis oídos, y que son más precisas que cualquier aparato. A través del contacto de mis manos  con el paciente puedo percibir la calidad de los tejidos: su elasticidad, temperatura, movilidad, etc. Y esto me permite sentir qué es lo que necesitan. Es como mantener un diálogo. De hecho, hay muchas técnicas manuales en osteopatía que se llaman “escucha de tal tejido”, es como si escucháramos lo que nos dice.  El contacto manual también nos permite guiar al paciente para que sienta “escuche” su cuerpo a través de nuestro “toque”. A veces estamos muy desconectados de nuestras sensaciones corporales. Y todo esto no se consigue con ningún aparato.  
Otro motivo es porque suelo trabajar desde la osteopatía que se basa en técnicas manuales. 

¿Existen diferencias entre fisioterapia y osteopatía?¿En qué casos recomendarías una u otra?  
Bueno, la osteopatía es un método manual de tratamiento cuyo principio es que la estructura gobierna la función. Es decir, que a través de técnicas manuales sobre la esturctura (huesos, músculos, tendones, ligamentos, nervios, vísceras, etc)  podemos restaurar el buen funcionamiento del organismo. Sigue un concepto más holístico que la fisioterapia. Ya diferencia también de ésta, utiliza sólo técnicas manuales y sigue el principio de autocuración del cuerpo.
La fisioterapia utiliza diversas técnicas, no sólo manuales, para tratar los síntomas de “x” patología. No trata la causa, por regla general, sino los síntomas. 
Es como tomar un antitérmico para bajar la fiebre (fisioterapia) en vez de buscar el origen de esa fiebre y solucionarlo desde ahí, dándole las herramientas necesarias a tu cuerpo para que pueda solventar el problema de raíz (osteopatía). 
Yo uso técnicas de ambas, según las necesidades del paciente, pero desde el enfoque más osteopático. 

¿Qué aportas a tus clientes mediante el tratamiento holístico? ¿Cuál es su
valor diferenciador? 
El tratamiento holístico consiste en ver al paciente como un todo, incluso la
parte psicológica o emocional del mismo, ya que ésta también influye de forma
importante en el cuerpo. Es decir, el paciente no es sólo un hombro que duele, sino una
persona que sufre de dolor en un hombro y que cualquier parte de él puede tener
influencia en ese hombro o ser generadora de desequilibrio en ese hombro. Con este
enfoque se consigue restaurar la salud de forma más eficaz y duradera. 

¿Cómo surge la idea de especializarte en mamás y bebés? 
Esto surgió al entrar en contacto hace más de 10 años, con una matrona del centro de
salud de Narón, Isaura González. Comenzó a derivarme algunas pacientes embarazadas,
postpartos y, más tarde, bebés. Así me fui especializando en ambos campos, realizando
diversas formaciones a lo largo de todo este tiempo. Hace algo más de dos años yo
también he sido madre y esta ha sido la experiencia definitiva para enamorarme de este
precioso trabajo. Siempre viene bien “estar al otro lado” para empatizar todavía más con
las pacientes.

¿Cuáles son las dolencias más comunes durante el embarazo y el parto?
Embarazo: dolores pélvicos, lumbalgias, ciatalgias, problemas del suelo pélvico.

¿Y durante el postparto?
Postparto: sobre todo patología del suelo pélvico (dolor, incontinencias urinarias, ptosis de
vísceras pélvicas, etc…), y de la musculatura abdominal.

¿Qué soluciones ofreces antes estos problemas?
Durante el embarazo se trabaja mucho sobre la movilidad de la pelvis y de la columna
lumbar, y sobre la elasticidad de la musculatura del suelo pélvico (cara a facilitar el
expulsivo en el parto). También son elementos importantes a trabajar el buen
funcionamiento del diafragma (músculo principal de la respiración) mediante técnicas de
trabajo respiratorio y de corrección postural; la musculatura abdominal (tono y
elasticidad, para evitar la diástasis abdominal); la musculatura de los miembros inferiores
(para que mantengan un buen tono muscular importante para el parto también); y, por
último, la elasticidad de los distintos ligamentos del útero.
En cuanto al postparto, buscamos restaurar la elasticidad de la musculatura del periné (a
veces también es necesario trabajar la cicatriz en casos de episiotomía), y el
reposicionamiento de las vísceras pélvicas (útero, vejiga y recto) mediante técnicas
manuales y algunos ejercicios activos por parte de la paciente.
El objetivo es devolver la función a todas estas regiones que se han visto afectadas por el
embarazo y el parto, en caso de no haberlo conseguido satisfactoriamente de forma
natural.

¿Qué dolencias suelen presentarse en bebés y niños? ¿Cómo podemos identificarlas?
Lo más común en bebés son: regurgitación, cólicos, estreñimiento, tortícolis, irritabilidad,
otitis, asimetrías faciales y/o craneales, etc…
Normalmente los padres suelen acudir a la matrona y/o al pediatra porque sienten que
algo no va bien. El bebé echa mucha leche tras las tomas, o se retuerce mucho después
de comer, como quejándose, están muy irritables cuando están despiertos, duermen muy
mal, etc…Y son estos especialistas los que suelen derivar al osteópata.
Suelen coincidir, con frecuencia, estos casos con partos largos y complicados, en los que
existe algo de sufrimiento fetal. Los partos instrumentales (con fórceps o ventosa)
también son vividos intensamente por los bebés y es probable que hasta sientan molestias
a nivel craneal unos días. Suelen resolverse de forma natural en poco tiempo, pero a
veces necesitan una ayuda externa para reposicionar esos huesos, descomprimir algunas
suturas craneales y que todos los líquidos internos fluyan con normalidad y a un ritmo
adecuado, y para que los nervios craneales funcionen correctamente.
También ocurren casos parecidos en los partos con distocia de hombros. Cuando se
complica el momento de que salgan los hombros, y el bebé sufre una tracción importante
de alguno de sus hombros y/o de las cervicales. Es el propio bebé el que se queja con su
llanto, cuando lo visten, o lo bañan. No hay que olvidar que los bebés sienten dolor
como los adultos, la única diferencia es la forma de expresarlo. Ellos sólo tienen el
llanto. Si un bebé llora, es por algo.
También existen lo que podemos llamar secuelas emocionales. Se observa a menudo en los
bebés que sufren una separación física de los papás, por el motivo que sea, durante unos
días, a veces semanas. Los bebés también viven esto de forma muy intensa y reclaman, a
su manera, ese contacto con sus mamás. En esos casos la solución es más contacto con la
mamá. Yo recomiendo siempre, y más en estos casos, el porteo. Bebé y mamá juntos a
todas partes, sin carritos que los separen, e incluso el colecho (estos bebés suelen
reclamarlo a su manera).

¿Cuáles son las terapias recomendadas?
El tratamiento que sigo con bebés son técnicas de osteopatía muy suaves y respetuosas
(que no provocan ningún dolor. A veces los bebés duermen durante toda la sesión), y
también Terapia Craneosacral.

¿En qué consiste la Terapia Craneosacral biodinámica?
La terapia craneosacral (TCS) es una terapia manual que usa toques muy suaves y sutiles
para restablecer la salud. Actúa sobre el ritmo craneosacral que viene dado por diferentes
estructuras y fluidos del cuerpo.

La utilizo mucho con bebés porque no es nada invasiva ni dolorosa y llega a actuar a un
nivel profundo. 

¿En qué casos es más aconsejable?  
La verdad es que se puede utilizar en multitud de casos, aunque yo ahora
sólo la utilizo con bebés.  En adultos, suelo usarla en los casos de dolencias muy agudas
en las que casi no se puede movilizar al paciente.  

¿Desde qué edad se puede utilizar?  
Se puede utilizar desde el momento del nacimiento. 

¿Qué beneficios se obtienen? 
Se obtiene una reorganización fisiológica, estructural y emocional y, por tanto,
un profundo equilibrio. Durante el embarazo también puede ser muy eficaz para ayudar
rebajar el nivel de estrés o de miedo que presentan algunas mujeres frente al parto,
miedos que surgen durante el embarazo, a que este no evolucione correctamente. 
En estos momentos estoy también realizando otra formación que trabaja
desde un enfoque diferente para alcanzar esos mismos objetivos. Se
llama Terapia Morfoanalítica. Ésta se puede realizar sólo con adultos. Por eso mi intención
es continuar tratando a bebés con TCS y a algunos adultos con Terapia
morfoanalítica. 

Normalmente solemos ir al fisioterapeuta cuando nos duele alguna parte de
nuestro cuerpo o tenemos problemas con las articulaciones, ¿existen las terapias
de prevención? ¿Para quiénes es más recomendable? 
Bueno, yo siempre le digo a mis pacientes que si algo funciona no intenten arreglarlo.
Si te sientes bien no modifiques nada. Sólo recomiendo llevar una vida saludable,
buena alimentación, ejercicio físico e intentar ser lo más feliz posible.

¿Qué consejos les darías a las futuras mamás para prevenir alguna de las dolencias que
puedan surgir durante la maternidad?
Uff! Qué decirles? Que se mantengan lo más activas posibles físicamente durante el
embarazo, sobre todo que muevan mucho su pelvis y que intenten disfrutar del mismo,
que pasa más rápido de lo que parece y es una experiencia única. Y que aprovechen para
descansar!! Que luego viene la maternidad, muy bonita pero muy cansada….jajajaja…pero
esa ya es otra historia de la que podemos hablar otro día….

Muchas gracias Verónica por acercarnos el mundo de la fisioterapia y osteopatía de una forma tan respetuosa, clara y sencilla. Te deseo lo mejor.







0 comentarios :

Publicar un comentario